MexPaginas - Diseño de Páginas Web y Posicionamiento Web SEO en México
     
 
 
 

¿Cómo Quitarle el Chupón a mi Bebé?

 
 

COMO QUITARLE EL CHUPON A MI BEBE - TIPS

Sabemos que el chupón te ayuda mucho a calmar a tu bebé, pero eventualmente lo tendrá que dejar. Además, hay que tomar en cuenta los estragos que puede ocasionarle a la salud y bienestar de tu bebé como: urticaria en el área de la boca (inclusive cortadas), enchuecar los dientes que le están saliendo y la inseguridad psicológica y el estres que sufren cuando no tienen el chupón en la boca. Aquí te ponemos algunos tips que te pueden ayudar:

1. Mal Sabor

El más popular parece ser el de agregarle un sabor desagradable al chupón como vinagre, chile, limón o medicina y esperar que el bebé lo deje por si mismo. Este método puede funcionar, pero es un poco agresivo. No creo que haya muchas mamás por allí que estén dispuestas a someter a sus hijos a esto, aunque puede ser efectivo.

2. Donarlo o Regalarlo

Tratar de convencer al infante a que regale su chupón voluntariamente a Santa Claus, Al Hadita o al Ratoncito de los Chupones o a un Niño Pobre que no tenga chupón a cambio de algún juguete o premio. Esta opción puede ser efectiva y no es nada agresiva, sin embargo sólo funcionaría su tu bebé es muy altruista y maduro(a).

3. Romperlo o Esconderlo

Otra opción es romper el chupón o hacerlo perdidizo con la esperanza de que tu bebé simplemente se dé por vencido. Puedes intentar está opción pero yo creo que vas a terminar comprando el primer chupón que se cruce en tu camino o milagrosamente produciendo el chupón perdido con tal de que deje de llorar.

4. Quitárselo Paulatinamente

Esta opción implica que le vas a tener que ir restringiendo cada día el uso del chupón hasta que lo deje por completo. Esta opción puede ser adecuada para ti si tienes la dedicación y la paciencia. No es nada agresiva pero requerirá de mucha constancia de tu parte.

5. Ser Tajante y Decisiva

A mi esta es la opción que me funcionó con mi niño de 3 años y medio y de rebote con mi niña de 1 año 9 meses.

Desde que nació mi hijo comencé a utilizar el chupón para mantenerlo tranquilo. Es un hecho que el chupón funciona muy bien para este propósito. Cuando nació mi hija, también lo utilicé con ella. Conforme fueron pasando los años mi hijo se volvió cada vez más dependiente del chupón, al grado que lo utilizaba como mecanismo de defensa cuando se sentía asustado, estresado o inseguro. Lo cargaba a todos lados. Dejé pasar muchas cosas con tal de no estresarlo más: salpullido en su boquita, cólicos, etc. Pero la gota que derramó el vaso fue cuando, de tanto traer el chupón en la boca, se le abrió el labio y comenzó a sangrar un poco. No era una hemorragia borboteante, pero allí fue cuando dije, "suficiente" no voy a permitir que mi hijo se lastime. Les quité el chupón de la boca a los 2 y les dije: "De ahora en adelante no hay más chupón y no me importa que lloren, pataleen o berreen. No voy a permitir que se lastimen sus boquitas con el chupón. ¿De acuerdo?" y santo remedio. Me vieron tan decidida que no hubo quejas ni llanto. Todavía esperé algunas horas e inclusive días para ver si no iba a haber reacciones secundarias y nada. ¡Lo dejaron en caliente! A la conclusión a la que llegué es que los niños no son tontos y si ven que tú como su madre (autoridad, figura materna amorosa y cuidadora) les dices que es dañino para ellos, lo van a entender y aceptar. Debo admitir que la cortadita en el labio de mi hijo me ayudó bastante, pero quizás tú no tengas que llegar tan lejos y simplemente le puedas explicar que puede cortarle o irritarle su boquita o mastrarle una foto de un niño con el labio cortado como la que aparece abajo.

 
 
¡Nos interesa mucho tu opinión! Por favor pon tus comentarios en la parte de abajo.